Las rejas como compensación por la libertad

Al caminar por Sevilla hoy se observa algo en todas las ventanas. No son ni cortinas ni postigos, ni algo más que sirva para la decoración. Tampoco son las caras amables de los ciudadanos de Sevilla. Son rayas de metal que se ven como las de una cárcel. Su función es proteger las casas de los ladrones y aumentar la seguridad, pero dificultan la buena vista de la ciudad que existe afuera de las casas, e impiden la belleza de la ciudad.

Inmaculada Moreno Antolín, mujer de 60 años, recuerda un día en España en que las ventanas no tuvieron ningún estorbo. Era la época del régimen de Franco en que, dice ella, había más seguridad. Las rejas no eran necesarias; ninguna persona pensaba en entrar en una casa. En los años del franquismo, España disfrutaba de un periodo sin preocupación de delito. Pero este sentimiento no era causado por la paz. Al contrario, era resultado de un miedo a la policía. Los delincuentes no existían porque todo el mundo tenía miedo a la policía muy estricta y violenta.

Inmaculada ha vivido casi una mitad de su vida en el gobierno de Franco. Tenía 28 años cuando España adoptó la constitución democrática en 1978, y recuerda que aunque no había ninguna libertad de pensamiento, sí existía un cierto sentimiento de seguridad. Cuando era niña, vivía en una casa del piso bajo, pero su familia nunca se preocupaba de los peligros de la calle que existen hoy. Recuerda que el año 1983, pocos años después de la adopción de la Constitución democrática, un ladrón entró en casa de su madre y robó algunas pertenecías. Inmediatamente después, la familia puso rejas en las ventanas. Aunque obstruyeron la vista, se aseguraron la seguridad. Pero aunque los españoles eran más seguros entre los años de 1939-1975, ahora dice Inmaculada que prefiere la España de hoy. Hoy hay mucha más libertad, especialmente de pensamiento, que no existía bajo Franco. Como han notado Inmaculada y casi todas las personas de países democráticos, la libertad es una compensación para la inseguridad que la acompañe.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario